Menu

El sismo exhibió pifias en obras


derrumbes de la cdmx
 

El sismo del 19 de septiembre exhibió que en la Ciudad hay irregularidades en el desarrollo de departamentos, escuelas y en el ordenamiento de publicidad exterior.

Algunos ejemplos: el Colegio Enrique Rébsamen, donde fue construido un departamento para la directora, vulnerando de las instalaciones escolares; una torre de departamentos en la Calle Bretaña, Colonia Zacahuitzco, que se edificó sobre una casa vieja; antenas y anuncios espectaculares en azoteas, así como la instalación de un helipuerto ilegal de la Colonia Condesa.

La doctora Alicia Azzolini, investigadora del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), explicó que algunas de estas irregularidades deberán contar con dictámenes para esclarecer las causas de los derrumbes e identificar plenamente a los responsables.

“Hay que aclarar que no en todos los casos habrá responsabilidades penales, en ese sentido es un caso fortuito”, advirtió la investigadora.

“Cuando no se construyó de acuerdo a las reglas vigentes al momento de la construcción y el DRO dijo que sí, o el empleado público -que sí le toca- ahí puede haber casos en que se haya encubierto que no se cumplía con las reglas, ahí puede haber delitos”.

Por ejemplo, agregó, en el caso del Colegio Enrique Rébsamen la directora del Colegio, Mónica García, tiene dos órdenes judiciales en su contra, una es por el uso de un documento apócrifo y otra por su posible responsabilidad en la muerte de 26 personas.

Sin embargo, también hay documentos que en los que el Director Responsable de Obra (DRO) y el Corresponsable de Seguridad Estructural dijeron el que colegio no caería en caso de un sismo.

El Gobierno capitalino tenía acumuladas hasta el martes 171 carpetas de investigación tras los hechos del 19 de septiembre.

Sin embargo, el desorden inmobiliario en la Capital es al menos casi ocho veces más grande a los ojos de los ciudadanos, pues la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial (PAOT) tiene un registro de 1 mil 294 denuncias relacionadas con violaciones de uso de suelo en lo que va de 2017.

Para los habitantes de Benito Juárez, la segunda Delegación con más denuncias vecinales ante la PAOT después de Cuauhtémoc, el desarrollo inmobiliario preocupa aún más tras el sismo.

“La solidaridad mostrada no fue pretexto para que, con justicia, se expresara la indignación ante la respuesta tardía de las autoridades y el reclamo ante los obvios y lesivos actos de corrupción que han permitido que los proyectos inmobiliarios no sean seguros”, dice una carta que se entregó al Delegado Christian Von Roehrich el 7 de octubre por Vecinos Organizados de Benito Juárez.

“Lo hicimos por oficialía de partes y no tenemos respuesta aún”, comentó vía telefónica Lilian Sol, una de las vecinas que expresó su rechazo al crecimiento urbano sin orden.

Antes del sismo, el 27 de junio, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) informó a través de su Unidad de Transparencia que no había ninguna sanción contra ningún DRO que pudiera informar.

De acuerdo con la Seduvi, el 90 por ciento de los 38 edificios que colapsaron durante el sismo tenían 40 años de antigüedad.