Menu

Concluye SOBSE demolición del inmueble de Concepción Béistegui 1503


 

Como parte de las actividades de Reconstrucción de la Ciudad de México, derivadas del sismo del pasado 19 de septiembre, la Secretaría de Obras y Servicios (SOBSE) demolió el inmueble localizado en Concepción Béistegui 1503, en la colonia Narvarte Poniente, de la delegación Benito Juárez.

En conferencia de prensa, el titular de la SOBSE, Edgar Tungüí Rodríguez, destacó que las actividades se realizaron en un plazo menor al previsto, pues la ubicación del inmueble permitió el ingreso de maquinaria y facilitó las maniobras durante el proceso.

“Con Concepción Béistegui estimábamos tres semanas, al final fueron 12 días lo cual fue muy bueno. En particular en este inmueble, ¿qué nos ayudó? Primero, que estuvo en una esquina; segundo, que teníamos espacio para maniobrar y por eso es que pudimos utilizar maquinaria”, expuso.

Destacó que en un primer momento, 48 horas después de ocurrido el sismo, personal de la dependencia retiró la estructura más dañada ya que únicamente era sostenida por el acero de refuerzo y generaba alto riesgo a las personas.

Posteriormente se realizaron estudios topográficos de la estructura y las edificaciones contiguas; y se diseñó un proyecto que permitiera llevar a cabo el derrumbe controlado con todas las medidas de seguridad. De manera preliminar a las actividades propias de demolición se suspendieron los suministros de gas, energía eléctrica y se retiró la infraestructura de fibra óptica.

Al eliminar riesgos externos, las cuadrillas quitaron cancelería y cristalería para que los propietarios junto al personal de las Secretarías de Gobierno y Protección Civil ingresaran al inmueble para extraer objetos o documentos.

“En este caso, debido a que las escaleras estaban colapsadas, los ingresamos a través de canastillas con todas las medidas de seguridad, siempre acompañados con personal experto en el tema para poder recuperar documentos, algunas computadoras, fotografías, es decir, cosas pequeñas, ningún enser. Durante todo el proceso hemos tenido el acompañamiento hacia los vecinos para que ellos se puedan sentir seguros de que todo lo que estamos haciendo es lo adecuado”, señaló Edgar Tungüí.

Al concluir la fase de extracción de pertenencias, el equipo de trabajo demolió de manera manual (con marro y cincel) las dos plantas superiores del edificio, pues por las condiciones era imposible el ingreso con maquinaria; al finalizar esta fase, y ya con mayor espacio, se ingresó con una retroexcavadora de brazo largo para concluir el derribo de la estructura restante.

Todo el residuo sólido resultado de la demolición fue enviado a uno de los 21 tiraderos autorizados por la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA). Actualmente el predio está limpio, se colocó un tapial para seguridad del mismo, se verificaron las condiciones de los edificios contiguos y se reabrieron a la circulación las vialidades aledañas.

El titular de la SOBSE informó que el costo de demolición corrió a cargo del Gobierno de la CDMX y señaló que en breve se reunirán con los vecinos para definir la ruta a seguir con el predio.

La SOBSE informa que todos los inmuebles previstos para demolición contarán con un proyecto específico de actividades y un periodo variable para llevarlas a cabo, pues se tomará en cuenta la condición de la edificación y construcciones contiguas, ubicación y tamaño.

Además, previo al inicio de los trabajos, el Comité de Emergencias entregará a la dependencia el expediente completo de cada uno de los inmuebles con el que se solventan todos los procedimientos administrativos y jurídicos.

De manera paralela, la SOBSE trabaja en la demolición del edificio de Coquimbo 911 en la delegación Gustavo A. Madero, en el que ya concluyeron los estudios topográficos; en Génova 33, en la delegación Cuauhtémoc, sitio en el que ya terminaron las actividades referentes a extracción de propiedades; y se ha desmantelado 70 por ciento de la losa que conformaba un helipuerto dentro del inmueble localizado en Nuevo León 238, en la delegación Cuauhtémoc.

La Secretaría de Obras y Servicios reitera su compromiso con el desarrollo de labores que permitan mitigar los riesgos producidos por el sismo del 19 de septiembre y mejorar las condiciones de habitabilidad de los inmuebles con daños menores.